Artistas Leoneses

Portal de contenidos digitales
y divulgación artística
Cambiar color de fondo
Inicio » Artistas » Modesto Llamas
Selecciona una artista de la lista


O bien, realiza una búsqueda
» Últimos artistas con obra nueva

Modesto Llamas



Modesto LlamasROJAMARIL - El Color de la Ironía

…La trayectoria de Modesto Llamas pone en evidencia un temprano proceso de alejamiento de los comportamientos academicistas que nunca se detendrá; un proceso que podría sintetizarse en el avance irrefrenable del color tanto en términos cuantitativos como cualitativos y que se hace presente en cada una de las temáticas que el artista ha tratado: en los bodegones, en los retratos, en los paisajes. El color se filtra, invade sutilmente el espacio pictórico, ganando terreno de manera silenciosa…

…Pero además el color no sólo va acaparando espacio físico y conceptual sino que también incrementa su dinamismo. Así pasará de un cromatismo detenido a otro enérgico cada vez más palpitante que aumenta la tensión estrictamente plástica pero también la de los sujetos, seres o cosas representadas...

…Las formas de su pintura estuvieron caracterizadas hasta bien entrados los años ochenta por una notable consistencia volumétrica que siempre acababa por imponerse con independencia de que aquéllas estuviesen construidas con mayores dosis de dibujo o de color. A partir de entonces hay una reorientación en el tratamiento del color. Por ejemplo asume las funciones del dibujo cuando el pincel se prolonga para definir los contornos de las figuras, se hace irregularmente sistemático para rellenar sus márgenes internos o fragmentos de ellas y sobre todo transforma la representación pictórica en una imagen única, en un magma indisociable producto de la integración entre las formas y los fondos. El color impone de este modo no sólo una presencia cuantitativa sino también una orientación pictórica. Hay una aproximación al concepto de la abstracción expresiva clásica que incluye el interés por lo narrativo. Narrar se convierte ahora en uno de los elementos dorsales de su pintura; incluso diría que ha crecido en relación a la precedente, o dicho de otro modo que existe un a relación directamente proporcional entre abstracción y relato, ya que a medida que ésta (la abstracción) va imponiéndose a la figuración, el discurso narrativo se ve incrementado…

…El acervo pictórico de Modesto Llamas acoge un vasto repertorio temático; un repertorio disgregado como la realidad cotidiana en la que se inspira. Acciones, deseos, circunstancias, evidencias del sujeto es lo que se descubre detrás de cada una de sus
composiciones. Las relaciones espirituales (Este rojo que nos une) o físicas, sexuales del individuo (Apareamiento amarillo-naranja), sus contingencias que suscitan en él esperanza, desánimo, tristeza o alegría(Satisfacción, Impulso, Un paso más); el transcurrir del tiempo que deja sus huellas en su naturaleza física (El ocaso de don Nicanor), la propia evolución personal que contribuye a modelar los rasgos faciales, acentuándolos o transformándolos (Carapato), los paisajes, los animales, los objetos que metaforizan en todos los casos esta-dos y ambientes humanos (Otoñal sonoro, Aguijón rojo, Bodegón cascada) son algunos de otros tantos aspectos del acontecer común. En cada caso se pone en evidencia la vocación narrativa de su autor y por ende de su pintura.
Relatos que parecen buscar la síntesis a partir de la elección de un momento muy preciso en la evolución de los mismos, como si en el devenir de las formas que representan los acontecimientos hubiese un instante en el que tiene lugar una convergencia que resume el estado de las cosas; el artista lo captura y lo fija en su cerebro, tal como si se tratase de una instantánea fotográfica, para mimetizarla a continuación. Sin embargo es probable que en la mayoría de las ocasiones aquella imagen de síntesis tenga lugar dentro de la mente del artista porque el propio proceso narrativo también se desarrolla en su interior, aunque sea en buena parte el fruto de la observación externa. Sea como fuere lo cierto es que la narración se concentra, logrando a pesar de ello transmitir la impresión de desarrollo con lo que ello implica de cambio espacio-temporal. La estrategia para lograrlo es naturalmente de tipo formal: imprimir la sensación de movimiento a todos y cada uno de los fragmentos que configuran el conjunto. De este modo desembocamos en ese otro territorio, el de las formas, que proclama su relevancia al erigirse en el cauce del desarrollo conceptual y expresivo.

…Resulta enormemente meritoria esta evolución en un pintor que tiene tras de sí varias décadas de trabajo. Y si bien es cierto que el color fue siempre el elemento articulador de su trabajo, el planteamiento actual es mucho más libre, más seductor y desde luego más moderno, o sea más actual. Finalmente el artista parece zambullirse sin cortapisas en un terreno que pareciera haber deseado siempre; la confortabilidad de la que sin duda goza en este ámbito, la delectación plena con el uso del color se
perciben en el resultado de cada obra. Es como si un deseo oculto se hubiese cumplido, como si al fin el artista se hubiese decidido a traspasar el muro que separa la creación condicionada de la creación sin cortapisas; es en definitiva el triunfo de la pintura plena. Y sin embargo continúa siendo una pintura regida por los cánones del clasicismo, reducidos ahora a un único criterio: el equilibrio, aplicado tanto a la composición como al color.

…La ironía se filtra en su mundo de la representación y halla en el color un excelente aliado material, ya que del mismo modo que la formas buscan de manera incansable un acomodo confortable mediante los ajustes de la composición, los hechos narrados se tornan, gracias al color, burlones, rebajando el tono sombrío que acompaña de manera inseparable a muchos de los acontecimientos de la realidad. Por eso los relatos de Modesto Llamas no son pesimistas sino sosegados; huyen de la tristeza, de la tentación dramática. Así como la actitud irónica se torna estrategia de resistencia vital, el color se erige en método que da cauce a aquélla en el territorio de la representación pictórica. El color mismo se torna, a la postre, irónico.


Javier Hernando Carrasco
León, Febrero de 1999


Flecha decorativa Contactar con
Modesto Llamas